Olba se mueve – Borrador colectivo sobre “vida, futuro y dignidad para Olba”.

Esta declaración de intenciones surge a partir de la inquietud y preocupación de personas que vivimos en el Valle del Mijares y en Olba.

Queremos un presente y un futuro que realmente implique un mayor bienestar conjunto, para la gente y para la riqueza ambiental que da belleza y valor único y singular a Olba.

Sabemos la naturaleza que palpita por todo el territorio de Olba constituye un maravilloso santuario, un delicado tesoro común, que con todas nuestras fuerzas debemos cuidar y defender ante numerosas amenazas.

También optamos por una forma de vivir más justa y saludable en el pueblo de Olba, en el que las personas puedan establecer vínculos y relaciones de cooperación, respeto y tolerancia recíproca.

Aceptamos las antiguas tradiciones heredadas, la cultura y los conocimientos ancestrales que nos enriquecen, pero también desechamos los malos hábitos del pasado cuando estos son modelos que ya han mostrado su ineficacia ante los problemas actuales y futuros.

Apostamos por cuidar a las personas y apreciar lo que tenemos y somos, huyendo de sectarismos y aceptando al que piensa de manera distinta, pero sin que esta diferente forma de percibir el mundo arrastre nuestra vida colectiva.

Es posible encontrar soluciones para muchas cosas que no funcionan, y muchas de ellas pasan por encarar las dificultades y problemas de otra manera.

Nos sentimos personas comprometidas y responsables con los problemas y los peligros que afectan a nuestro pueblo de Olba y al Valle del Mijares.

Queremos tomar las riendas de nuestro futuro.

Con pasión y fuerza trabajamos para hacer alianzas y sumar, y no dejarnos arrastrar con los brazos cruzados.

Olba,Enero del 2011

VIDA, FUTURO Y DIGNIDAD PARA OLBA

1. Por un planeamiento urbanístico que preserve los valores arquitectónicos junto al paisaje y los bienes naturales de Olba

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) ha de preservar los valores culturales y arquitectónicos del municipio junto a la trama tradicional de los huertos y las acequias agrícolas. No han de sustituirse por cemento y ladrillo los valiosos huertos agrícolas que dan una singularidad distintiva y valor paisajístico y ambiental a Olba. El nuevo PGOU no ha de establecer recalificaciones y ampliaciones de suelo urbano alrededor de lugares tan emblemáticos como son la piscina y la escuela. Tampoco las instalaciones del frontón y sus múltiples usos para actividades comunitarias han de perder su conexión y sus maravillosas vistas al Valle mediante una muralla de nuevos edificios. La recuperación urbanística y poblacional del núcleo y los barrios de Olba ha de hacerse mediante la rehabilitación y revalorización de las muchas zonas abandonadas y en ruina que hay en el municipio, y no mediante viejas recetas, tan cuestionadas como ineficaces, como son las políticas “desarrollistas” y los “abusos urbanísticos” basados en un inacabable “crecimiento urbano hacia afuera”.

2. Recuperación de las viviendas y propiedades ruinosas para asentar población y nuevas actividades económicas .

Una de las características de Olba es la gran cantidad de ruinas y viviendas abandonadas que existen en sus núcleos poblacionales. Esta decadente situación pone obstáculos al enraizamiento de nueva población y a las actividades económicas necesarias para mantener el pueblo vivo y habitado durante todo el año. Para mantener sus altos valores de calidad ambiental y paisajística, el suelo urbano y la edificación de Olba no debe “crecer hacia afuera sino hacia adentro”, hacia el mismo territorio ya construido donde hoy abundan las ruinas y la despoblación. Mediante las medidas de Disciplina Urbanística y el cumplimiento de la normativa en la edificación, el Ayuntamiento debe comenzar con una exigente política que impulse la rehabilitación de las muchas viviendas abandonadas que existen en el núcleo y los barrios de Olba.

3. Protección y regeneración de los valores ambientales del Valle.

Es prioritario el cuidado y la regeneración de la fauna y flora, de las montañas, del río, sus aguas y su ribera, de las acequias, porque constituyen la más valiosa riqueza y singularidad de Olba, y son el mayor atractivo para su regeneración económica y social. Para preservar este frágil capital natural de luz, formas y colores en continuo cambio, es indispensable conservar la calidad de la biodiversidad del Valle. Cualquier actividad y proyecto de desarrollo ha de ser compatible con la misma y no debe dañarla. Para ello es importante la elaboración de criterios de “buenas prácticas” ecológicas y saludables aplicables a todo tipo de actividades humanas, reduciendo con ello la manipulación de productos tóxicos y promoviendo la eliminación paulatina de daños y peligros ambientales. El Ayuntamiento ha de promover la aplicación de la normativa en relación a la fumigación de los campos agrícolas con productos químicos peligrosos, mediante avisos y otros medios adecuados. La protección de la integridad y salud de los ecosistemas del Valle es también la protección del bienestar y el disfrute de la gente, de la infancia, de los padres y madres, de nuestros mayores y jóvenes, de los paseantes y visitantes.

4. Todos los barrios cuentan.

La gran dispersión geográfica del municipio a lo largo del Valle es algo que no solo da singularidad y caracteriza la vida cotidiana de la gente en Olba, sino que también exige al Ayuntamiento unos esfuerzos adicionales para dotarse de servicios adaptados a la lejanía existente entre sus núcleos poblacionales. El tratamiento equitativo de los diferentes núcleos urbanos ha de orientar todas las políticas municipales. Toda la ciudadanía de Olba ha de poder recibir una similar oferta pública de servicios municipales en la gestión urbanística, de alumbrado, de aguas residuales, y depuración de agua. También los recursos culturales y sociales han de ser accesibles a todos los núcleos habitados del municipio.

5. Protección y mejora de la escuela.

La escuela y su mantenimiento ha tenido y tiene un valor estratégico de supervivencia y futuro para Olba. Las niñas y los niños son una semilla contra el abandono y la muerte de la vida rural en numerosos pequeños pueblos. Para la continuidad y el rejuvenecimiento generacional de Olba necesitamos un pueblo vivo y habitado, y no convertido en un pueblo fantasma con residentes solo estacionales y sin apenas actividad laboral y económica. La protección y ampliación del suelo público alrededor de la escuela constituye un equipamiento necesario para invertir en su continuidad y en la calidad educativa de sus instalaciones. Para ello, el Ayuntamiento deberá hacer una reserva estratégica de suelo con el fin de aumentar el espacio público escolar y favorecer nuevas actividades formativas, incorporando los huertos como un destacado recurso educativo para esta escuela rural. Esta mejora de la escuela, no solo permitirá aumentar la calidad de la misma, también abrirá posibilidades a nuevos proyectos que puedan desarrollarse a partir de las potencialidades que ofrecen los huertos escolares en la escuela rural de Olba. Para consecución de estos fines, en el nuevo PGOU ha de hacerse una reserva de suelo público alrededor de la escuela.

6. El sistema de depuración de aguas urbanas del municipio debe basarse en eco-tecnologías.

La depuración de los vertidos urbanos al río Mijares es urgente y prioritaria, pero su tecnología ha de ser del futuro y no del pasado. Ha de ser compatible y respetuosa con las necesidades ambientales del Valle. Para conseguir esto ha de ser descentralizada y ecológica. Los materiales y las obras han de estar adaptados a los barrios de Olba y no han de tener impactos negativos sobre el lecho, la ribera y el ecosistema del río. En lugar de una gran infraestructura de hormigón son necesarias unas depuradoras descentralizadas de tamaño más pequeño y minimizadoras del daño ambiental.

7. Protección y mejora de las acequias y la pequeña agricultura local.

La red de acequias que beben del río Mijares son una trama de sabia ingeniería hidraúlica. Son esenciales para el mantenimiento de los campos cultivados y las actividades agrícolas implicadas en la producción local de alimentos. Aunque la mayoría de la actividad de las pequeñas explotaciones agrarias se ha ido abandonando y ha desaparecido progresivamente, los campos de suelo agrícola hoy constituyen una reserva de alto valor estratégico para afrontar las crisis ecológica del presente y futuro. Ante la crisis económica, también son un recurso para familias y personas. Además, los huertos agrícolas y las acequias que recorren el suelo municipal son un legado y un patrimonio colectivo de carácter cultural, y por ello tienen un atractivo histórico, antropológico que hay que rehabilitar. También pueden alimentar una economía turística de carácter cultural y ambiental que beneficie a todo el Valle de Olba.

8. Enraizar gente y empleo en Olba

Es prioritario el fijar la población en Olba mediante la promoción de iniciativas y mecanismos eficaces que otorguen facilidades y apoyo legal a las personas emprendedoras, con el fin de crear puestos de trabajo en el Valle compatibles con la protección ambiental del mismo.

9. El carácter público de la nueva “Casa del Cura”

La nueva “Casa del Cura” que ha sido recientemente reconstruida con subvenciones públicas, ha de poder convertirse en un servicio de alta calidad para la ciudadanía de Olba y ha de tener un claro carácter público en su propiedad y gestión. La nueva fundación que gestione la “Casa del Cura” ha de poder tener en su Patronato una nítida participación pública con presencia mayoritaria del Ayuntamiento.

10. Nueva Normativa municipal sobre la construcción y la arquitectura relativa a los materiales y las formas tradicionales de edificación.

La inversión en belleza y armonía arquitectónica en edificios, fachadas, pavimentos, calles y equipamientos también ha de ser una atractiva fuente de riqueza y bienestar para Olba. La tradicional arquitectura popular constituye una valiosa fuente histórica de conocimiento y riqueza que es necesario recuperar y reconstruir creativamente para adaptarla eficazmente a las necesidades del presente. También constituye un legado y un reconocimiento hacia las generaciones y antepasados que habitaron el Valle. Por ello, será importante el asentamiento en Olba de proyectos municipales y financiación pública para una Escuela-Taller de arquitectura y rehabilitación.

11. Nuevas condiciones de viabilización económica y social de Multi-Servicio de Olba.

Con la finalidad de estabilizar y mejorar este servicio de tienda, comedor y albergue, tan principal y básico para el pueblo, es necesario favorecer con realismo su viabilidad económica y rentabilizar al máximo las posibilidades que ofrece el edificio público del mismo. El Ayuntamiento deberá asumir este reto impulsando mejoras y nuevas condiciones necesarias para la continuidad y estabilidad económica del Multi-Servicio.

12. Atención a las necesidades locales de los habitantes de Olba.

Es prioritario el tener en cuenta la composición demográfica de los habitantes de Olba y atender a las necesidades específicas de cada grupo. Merecen una especial atención y cuidados las personas mayores. Para estos servicios de atención social han de favorecerse y apoyarse las iniciativas comunitarias que quieran ser emprendidas, como pueden ser el mercadillo dominguero, la guardería infantil, las actividades sociales, lúdicas, culturales y educativas en los locales del Valle: la peluquería …

13. Acceso a Internet de alta velocidad, con precio asequible y sin riesgos para salud.

La comunicación y la información fácil y rápida a través de Internet se hace prioritaria para un pequeño municipio de montaña como es Olba, con enorme dispersión geográfica y con grandes distancias físicas entre sus barrios y habitantes.

14. Cuidado y protección de los animales

Es necesaria una política municipal que ejercite nuevos valores éticos hacia los seres sintientes como son los animales no humanos. Es posible la estabilización y protección sanitaria de las colonias de gatos que habitan Olba, manteniendo “a raya” su descontrolado crecimiento y el innecesario sufrimiento de animales mediante la esterilización de las hembras de cada colonia. También son necesarias las campañas de concienciación contra del maltrato de animales, contra el abandono de perros, y para favorecer la responsabilidad en la limpieza e higiene de las calles por parte de los propietarios de perros. Además, también es importante dedicar una especial atención a los festejos con toros, para que no se les torture ni se les trate con crueldad y sufrimiento innecesario.

15. Nueva iniciativa municipal a favor de la innovación y la variedad de oferta cultural, tanto en las fiestas como durante todo el año.

Ha de favorecerse una política municipal ambiciosa en relación fiestas y celebraciones comunitarias mediante la creación de una Comisión Municipal de Festejos. Las fiestas veraniegas, que además de revitalizar la vida del pueblo constituyen una gran oportunidad para la integración comunitaria y el encuentro social, pueden reequilibrarse favoreciendo una mayor y variada oferta de actividades culturales y recreativas como pueden ser el teatro, la música, la pintura o el cine.

16. Fiestas con limpieza y respeto hacia las necesidades ambientales del Valle y el municipio.

El Ayuntamiento de Olba ha de establecer una normativa estricta dirigida a los organizadores de las fiestas de Agosto y patronales. El Ayuntamiento ha de asegurar el desarrollo adecuado de las mismas mediante contrato escrito y la ejecución de unas medidas de disciplina municipal en relación a la limpieza y recogida de basuras durante el desarrollo de las actividades festivas y una vez acabadas las mismas.

17. Información y participación de la ciudadanía en las decisiones y políticas del Ayuntamiento.

La facilitación de la participación abierta, la transparencia y la democracia social han de ser valores ejemplares practicados cotidianamente por el Ayuntamiento y el gobierno municipal. Se trata de hacer efectivos estos derechos básicos en sociedades democráticas, ejercitándolos y promocionándolos, y con ello contribuir a la formación cívica de ciudadanas y ciudadanos informados, comprometidos y críticos.

18. Reconocimiento y apoyo a los trabajos que el grupo de Memoria Histórica desarrolle en el municipio de Olba.

Todas las guerras constituyen un gigantesco fraticidio lleno de horrores. La gran tragedia humana que significó la pasada guerra civil española no puede cerrase si no se recuperan la memoria y las huellas que ha dejado en la sociedad y las familias. Olba también está atravesada por las armas y las heridas provocadas por la guerra civil. En su territorio y en su gente, aún perduran muchas de las pruebas y el dolor de la contienda. Continúan sepultados numerosos testimonios de la sangre y los muertos de aquella traumática guerra. Entendemos que el necesario reconocimiento y la dignificación de los muertos no tiene bandos ni color ideológico o político, y por ello, desde el Ayuntamiento deben favorecerse los trabajos de recuperación de la Memoria Histórica en Olba.

19. Oposición activa del Ayuntamiento de Olba contra los proyectos destructivos que puedan dañar las condiciones de habitabilidad y salud del Valle.

Potencialmente son muchos los peligros que amenazan la calidad ambiental y la salud del Valle, como son la Cementera de Albentosa; las instalación de molinos generadores de electricidad; los polígonos industriales; los vertidos de lodos; las basuras, … El Ayuntamiento deberá oponerse activamente a cualquier industria o actividad que incremente los riesgos y daños al equilibrio medioambiental de los ecosistemas del Valle.

20. Participación del Municipio de Olba en distintos foros y redes para la mejora del bienestar y la sostenibilidad ambiental.

Pueden ser numerosos los recursos humanos, técnicos, económicos e institucionales que pueden obtenerse con la participación en Redes de municipios y ciudades que comparten y afrontan todo tipo de problemas comunes. El Ayuntamiento tiene que favorecer una activa pertenencia a las mismas. También ha de coger las riendas de una educación ciudadana, y con el ánimo de gestionar una convivencia pacífica e integradora entre sus habitantes, ha de promocionar valores comunitarios y cívicos desde el respeto hacia la pluralidad y la diversidad de sus habitantes y visitantes mediante bandos, folletos, charlas formativas, experiencias, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s